Toxina botulínica

La Toxina Botulínica es un complejo proteico de origen biológico que relaja los músculos bloqueando los impulsos nerviosos atenuando las arrugas de expresión.
Está indicado, entre muchas cosas, para el tratamiento de las arrugas de la frente, entrecejo, patas de gallo, boca y cuello, así como para la excesiva sudoración de la axila.
El uso de la Toxina para el tratamiento de las líneas faciales hiperfuncionales ha ampliado las opciones de los procedimientos estéticos faciales.
Las zonas de la cara que más se infiltran son las arrugas del entrecejo, las patas de gallo y las arrugas de la frente.
Provoca muy bajo índice de efectos secundarios, que son considerados de grado leve a moderado y son transitorios.
Presenta un efecto terapéutico de entre 4 y 5 meses, dependiendo de la respuesta individual de cada paciente.
Los resultados, pues, no son permanentes y el paciente no pierde la expresión facial.
No se necesita anestesia y tampoco tiempo de recuperación.
Los efectos empiezan a notarse a los 2-3 días de colocarse el producto.
Saber más sobre la toxina botulínica...

Constituye el procedimiento cosmético más común en los Estados Unidos.
Más de 4.5 millones de procedimientos se llevaron a cabo el año pasado con datos disponibles.

La Hiperhidrosis Axilar y la Toxina Botulínica

La hiperhidrosis primaria es un desorden crónico que puede afectar a cualquier parte del cuerpo, especialmente a las axilas, palmas de las manos, pies y rostro.
Los tratamientos actuales a menudo no son efectivos, tienen una acción breve y no son bien tolerados.
El tratamiento con la Toxina muestra una reducción significativamente alta en la cantidad de sudoración en los pacientes con hiperhidrosis axilar primaria tras la inyección de 50 U. de toxina.
Es un tratamiento efectivo, seguro y bien tolerado.

Qué pacientes no deben recibir Toxina Botulínica.

Embarazadas o mujeres que estén lactando.
Pacientes con enfermedades neuromusculares, como la miastenia gravis.
Pacientes en tratamiento con fármacos como los aminiglucósidos, penicilamina, quinina o bloqueadores de los canales de calcio.

Las complicaciones

Son muy bajas. Pueden incluir dolor de cabeza, náuseas o fatiga.
Equímosis o algún pequeño hematoma en el sitio de la inyección: esto se miniminiza suprimiendo las aspirinas 10 días antes del tratamiento.
La caída transitoria de la parte externa de la ceja es muy rara.