Algo que debes saber antes de viajar al extranjero para operarte de cirugía estética

Dice un conocido refrán que a veces lo barato sale caro. En el caso de la cirugía, ya no es que salga caro, es que puede salir carísimo. Y no solo por la posibilidad de que se termine desembolsando más dinero del que en principio habría sido necesario, sino porque en términos de salud el coste puede ser irreparable. A veces hasta mortal. Hablo del llamado turismo quirúrgico.

Ya saben que en los últimos años proliferan las agencias de viaje que ofrecen paquetes turísticos con cirugía estética a Colombia y Venezuela. Naturalmente, tales agencias aseguran que en el lugar de destino el turista-paciente será atendido por médicos acreditados y que será intervenido en una clínica de referencia. Aseguran esto y muchas cosas más. Por mi parte les puedo decir que, a medida que este fenómeno se expande, atiendo cada vez más a pacientes que, tras haber sucumbido a alguna de estas ofertas, acuden a mí para que les resuelva los problemas que les provocaron médicos sin acreditación como cirujanos plásticos, que usaron con ellos materiales de ínfima calidad y que les intervinieron en entornos quirúrgicos deficientes. Y ello por no hablar del tipo de cirugías que hacen: tres, cuatro y más combinaciones quirúrgicas simultáneas, que conllevan ingreso en una UVI, transfusiones de sangre –con el riesgo inherente-, un tiempo de recuperación enorme y una posibilidad elevada de complicaciones. A veces su caso tiene solución. En otras ocasiones, desgraciadamente, el daño es irreparable.

Obviamente, en los países a que me he referido abundan los médicos y las clínicas que pueden garantizar intervenciones quirúrgicas de calidad. Lo que no tengo tan claro es que sean estos los que lo hacen a los precios de ganga que veo en los paquetes vacacionales a que me refiero. Cuando decida someterse a una operación de cirugía estética y le ofrezcan una de estas gangas de turismo quirúrgico, piense antes de comprar y hágale estas tres preguntas a la agencia de viajes: ¿cuál es la formación de los cirujanos que van a atender a los clientes? ¿son miembros de sociedades de cirugía plástica nacionales e internacionales de reconocido prestigio? ¿utilizan estos cirujanos, y sus clínicas protocolos de seguridad del paciente homologados internacionalmente?

Seguro que la mayoría sí, pero lo cierto, lo sé porque más de una vez he tenido que comunicarme con ellos, es que con harta frecuencia las condiciones de trabajo estos cirujanos son nefastas. Habitualmente trabajan para grandes clínicas que les hacen operar a todo paciente que llega, sin filtro alguno y les presionan para vender a los pacientes todas las cirugías que puedan, las hayan solicitado o no. De ahí los grandes combos que se traducen en horas y horas de quirófano donde los cirujanos terminan muy cansados (y de donde los pacientes tienen que ir directos a la UVI).

Miro y remiro en las ofertas de las agencias a que me refiero y no encuentro donde suministran esta información básica. Mucho menos que faciliten la comunicación directa con el personal médico y con el propio médico. Y en principio, digo yo, a una agencia de viajes solo le corresponde ocuparse del viaje, el alojamiento y las ofertas de diversión del cliente. Si usted lo que quiere, además, es someterse a una intervención de cirugía plástica, véngase a Gran Canaria, que en esta isla encontrará buenos profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *